Mi bebé y yo

Entre un 1% y un 2% de los niños sufren trastornos depresivos

( 1 voto) load
facebook twitter whatsapp

Los niños y los adolescentes, como los adultos, también sufren trastornos depresivos. Pero, ¿cómo debe tratarse la depresión infantil? Te explicamos qué recomendaciones seguir.

¿Sabías que la depresión no afecta únicamente a los adultos? Los niños, e incluso los bebés, también pueden padecer depresión. Según afirma Leire Iriarte, psicóloga y vocal de la Sociedad Española de Psiquiatría y Psicoterapia del Niño y del Adolescente (SEPYPNA), entre un 1% y un 2% de niños y entre un 4% y un 8% de adolescentes padecen trastornos depresivos en España.

¿Cómo se manifiesta la depresión en niños?

La depresión infantil debe ser explorada y analizada por un profesional de salud mental, pero ¿cómo saber si el niño padece un trastorno depresivo? Según Iriarte, las manifestaciones depresivas en niños no siempre se manifiestan de una forma clara con una actitud más triste, muestras de apatía y falta de interés por cosas que antes les gustaban. 

Los síntomas que muestran los niños con trastornos depresivos suelen aparecer como trastornos del aprendizaje, del comportamiento y manifestaciones somáticas como dolor abdominal, falta de apetito, insomnio, etc. En cambio, en la adolescencia sí que ya se pueden observar los indicios propios de una depresión, más parecidos a los de un adulto. 

Las causas de la depresión en edades tan tempranes pueden ser, según la psicóloga:

  • Biológicas: algunas personas tienen una predisposición genética a sufrirla.
  • Ambientales: circunstancias de la vida como la muerte de un familiar cercano, la separación de los padres, etc.

¿Cómo tratarla?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que existen tratamientos eficaces para tratar la depresión, pero siempre que se tenga en cuenta un diagnóstico apropiado y las características personales. 

El tratamiento de la depresión infantil debe hacerse, según Iriarte, a través de la terapia psicológica y, si es posible, con la colaboración o implicación de la familia. En cambio, la medicación en estas etapas sólo estaría indicada para casos de depresión más graves. La OMS indica que "los antidepresivos no se deben utilizar para tratar la depresión en niños ni como solución de primera línea en adolescentes, en los que hay que utilizarlos con cautela".

¿Tu hijo padece o ha padecido un trastorno depresivo? ¿Cómo lo has afrontado? Comparte tu experiencia con nosotras y con otras mamás.

Te puede interesar

Y tú ¿Qué opinas?
Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS ¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)