Mi bebé y yo

Samanta Villar afirma que su vida es peor desde que es madre

( 1 voto) load
facebook twitter whatsapp

La periodista catalana habla de nuevo sobre la maternidad, analizando lo difícil que es conciliar con la vida laboral, y considera que idealizamos el hecho de tener hijos por medio a ser juzgadas. ¿Opinas igual?

La periodista Samanta Villar presenta su último libro, La carga mental femenina, en el que analiza lo que supone actualmente ser mujer, madre y trabajar fuera de casa. En definitiva, la tan deseada y difícil de lograr conciliación familiar y laboral. Villar analiza sin tapujos la no tan idílica, a su parecer, maternidad.

En una entrevista a La Vanguardia, la periodista, madre de dos mellizos de tres años, habla sobre la maternidad y la polémica que suscitaron en su momento unas declaraciones que hizo en las que aseguraba que al convertirse en madre había perdido calidad de vida. Para Villar la crianza de los hijos es más estresante que trabajar fuera de casa.

Una carga invisible

La periodista analiza en su nuevo libro lo que supone para la mujer lidiar con la que ella denomina carga mental femenina y que hace referencia a todo lo que se refiere a planificación, organización y supervisión de las tareas del hogar y los cuidados familiares. Para Villar, todas estas tareas deberían repartirse de forma equitativa con el hombre, algo que resulta difícil de llevar a la practica con la llegada de los hijos. 

"A la que una madre dice que va tres días al gimnasio y que los niños se quedan con su padre, la van a mirar raro", explica Villar haciendo referencia a que las mujeres nos presionamos por ser superbuenas madres y ello conlleva menos tiempo para una misma, lo que puede derivar en tristeza, ansiedad e, incluso, depresión.

(Te interesa: Un 70% de mujeres sufre carga mental: ¿la padeces?)

Escoger entre hijos y trabajo

Samanta Villar tiene muy claro que si seguir trabajando en la tele le obligara a perderse la infancia de sus hijos, la dejaría. Y es que, según explica la periodista, el sistema está montado de tal manera que las madres de hoy en día todavía se ven obligadas a tener que elegir entre los hijos y el trabajo porque la conciliación es muy complicada. 

Sin ir más lejos, conciliar familia y trabajo implica, en muchos casos, un reducción de jornada. "Lo que no tiene mucho sentido es una reducción de jornada con reducción de sueldo en el momento en que más dinero necesitas", afirma la reportera, que cree que debería existir una baja de uno o dos años remunerada para los progenitores.

Y es que Villar se mantiene firme en las declaraciones que hizo en su día sobre que la maternidad le quitó calidad de vida. Así lo explica: "Amo con locura a mis hijos, los disfruto una barbaridad, me parece que los dos son superdotados… Pero yo tengo un estrés ahora que antes no tenía, tengo enfrentamientos con ellos varias veces al día porque hay que ponerles límites, duermo muchas menos horas…¿Todo esto crees que es aumentar la calidad de vida?".

¿Te sientes identificada con Samanta Villar? ¿Aunque, como ella quieras con locura a tus hijos, crees que has perdido calidad de vida al convertirte en mamá?

Te puede interesar

Y tú ¿Qué opinas?
Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS ¿Por qué registrarme?

Comentarios (2)

Entiendo que no se puede generalizar porque su opinión estará basada en sus circunstancias porque dependerá de la situación de cada una. En mi caso estoy totalmente de acuerdo con ella, quiero con locura a mis niños pero conciliar la vida laboral con la familiar y viviendo en una capital sin ayuda familiar de ningún tipo y trabajando a cuenta ajena pues requiere un enorme sacrificio que como consecuencia, por supuesto, la perdida de calidad de vida en todos los aspectos.
Tener hijos es una decisión que se toma libremente, pero a que precio en la sociedad en la que vivimos?
Pues yo no estoy de acuerdo con ella, somos nosotras mismas las que tenemos mentalidad machista.¿ Es que acaso el padre no puede hacerse cargo igual que una madre?yo gracias a dios tengo un marido que no solo repartimos las tareas domésticas,si no que también es un gran padre y ni yo me siento culpable porque salga 3 días al gimnasio, ni el se siente culpable por hacer deporte o simplemente despejarse a veces ya que es una necesidad. Y por supuesto no me siento yo menos madre por eso, al contrario.
Es evidente que la época del dar el pecho es para la madre....pero el padre también puede hacer muchas cosas...tenemos que quitarnos nosotras mismas esos pensamientos y hacer más participe al padre, porque eso en un futuro es bueno también para los niñ@s ya que verán por igual a la mamá y al papá, y tomarán más conciencia.