Mi bebé y yo

Amniorrexis: ¿cómo se produce la rotura de las aguas?

( 1 voto) load

La amniorrexis es la rotura, espontánea o manual, de la bolsa de líquido amniótico en la que está contenido el feto. Te explicamos cuándo se produce naturalmente, si indica que el parto es inminente, y cuándo se debe provocar su rotura.

La amniorrexis es la rotura de la bolsa amniótica, lo que se conoce popularmente como “romper aguas”. Una vez que la bolsa se rompe y el líquido amniótico contenido se expulsa, el feto queda desprotegido, de manera que el nacimiento es inminente, si bien no siempre es tan rápido como podría parecer a partir de la amniorrexis.

(Te interesa: Rotura de las aguas y expulsión del tapón mucoso)

Lo hemos visto mil veces en las películas: “¡Me parece que he roto aguas!”. A continuación, las dolorosísimas contracciones y los jadeos nerviosos de la inminente mamá. Efectivamente, así es en las películas, pero la realidad puede ser muy diferente de esta situación sobradamente conocida.

La mayoría de las veces, la amniorrexis es espontánea, es decir, la mamá siente una sensación extraña, una especie de “terremoto interno”, seguida de la expulsión de un líquido caliente, llegando a pensar incluso que se ha hecho pis sin darse cuenta. Otras veces, en cambio, la dilatación y las contracciones de parto empiezan a producirse sin que la rotura de la bolsa amniótica se haya producido, de manera que el personal médico que supervisa y controla el trabajo de parto, una vez en el hospital en el que la mamá va a dar a luz, puede decidir provocar la amniorrexis, con el fin de acelerar las contracciones y agilizar el proceso del parto, cosa que no siempre sucede cuando se lleva a cabo este procedimiento artificial.

¿La amniorrexis espontánea indica que el parto es inminente?

De entre los síntomas inconfundibles de la llegada del parto, una de las señales más evidentes es la rotura del saco amniótico, que puede ir o no acompañada de contracciones. Se caracteriza por la salida a través de la vagina de líquido templado. Esto ocurre porque las membranas (el saco amniótico) que envuelven al niño se comprimen y rompen cuando éste desciende hacia el canal del parto.

Aunque la mamá debe acudir al hospital en el que va a dar a luz, el hecho de romper aguas no significa que el parto se vaya a producir inmediatamente: hay tiempo de sobra para dirigirse al hospital con tranquilidad, sobre todo, si se trata del primer parto.

¿En qué casos se practica la amniorrexis manual?

La amniorrexis manual consiste en romper la bolsa que contiene el líquido amniótico artificialmente, con el fin de estimular la producción natural de prostaglandinas. Puede complementar a otras técnicas de inducción, para mejorar su eficacia, pero nunca debe constituir el punto de partida para iniciar el parto, debido a que la expulsión del líquido amniótico aumenta el riesgo de frecuencia cardíaca fetal anormal. Además, puede resultar más difícil encajar la cabeza del bebé en el canal de parto.

Como ya hemos señalado, el hecho de “romper las aguas” de forma artificial, es decir, la realización de una amniorrexis provocada manualmente, tiene como objetivo aumentar el número de contracciones y, de esta manera, intentar acelerar el proceso del parto en los casos en que el médico considera que va demasiado lento o que no avanza, y claro está, cuando la mamá no ha roto aguas espontáneamente. No obstante, no está claro si la amniorrexis artificial es beneficiosa para la mamá o el feto, y existe cierto debate al respecto.

No en vano, estudios recientes han demostrado que no existe una diferencia significativa en la duración del parto entre los partos con amniorrexis provocada y los que no, como mínimo, en los casos evaluados. Estos resultados, unidos a la controversia existente alrededor del exceso de intervenciones médicas en el proceso del parto, hacen que esta práctica no se vea con buenos ojos por parte de colectivos partidarios del parto no medicalizado, así como con escepticismo por parte de profesionales médicos que ponen en duda su eficacia.

 

Te puede interesar

Y tú ¿Qué opinas?
Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)