Mi bebé y yo

Anestesia espinal en el parto: ventajas y riesgos

( 1 voto) load

La anestesia espinal o raquídea se utiliza, normalmente, en caso de cesárea o de parto de urgencia. Te explicamos cómo actúa este tipo de anestesia local, cómo se administra y qué ventajas y desventajas tiene para la mamá.

La anestesia espinal, también llamada raquídea, es un tipo de anestesia local que consiste en la inyección del medicamento anestésico en el interior del líquido cefalorraquidiano, que se encuentra en el sistema nervioso central. La inyección suele aplicarse en la región lumbar, en el espacio entre la segunda y la tercera vértebra lumbar, o en el que hay entre la tercera y la cuarta vértebra lumbar. Es un tipo de anestesia que se utiliza en determinados tipos de parto, por ejemplo, en caso de cesárea o en partos de emergencia.

Ventajas y uso de la anestesia espinal

Entre las ventajas de la anestesia espinal, se encuentran la facilidad de su inyección, su rápido efecto, su bajo porcentaje de mortalidad, así como su baja toxicidad en el organismo y su extrema eficacia en la relajación de la musculatura.

La anestesia espinal se usa para intervenciones quirúrgicas en la parte inferior del abdomen (como por ejemplo, la extracción de una hernia), así como en cesáreas programadas o de emergencia, en las que no es posible colocar un catéter epidural.

(Te interesa: El parto con anestesia)

Inyección de la anestesia espinal

Cuando se utiliza la anestesia espinal durante el parto, un especialista en obstetricia o en enfermería debe estar presente durante, al menos, 20 minutos tras cada inyección, con el objetivo de monitorizar la presión sanguínea de la madre, así como el latido cardíaco del feto, en intervalos de cinco minutos. También se encargará de comprobar que la anestesia ha llegado y está haciendo efecto a la altura correcta.

(Te interesa: Epidural en el parto: beneficios y efectos secundarios)

Peligros y precauciones

Normalmente, las anestesias locales son seguras si se usan en las dosis adecuadas. Aún así, la mayoría de las veces, las complicaciones derivan de las técnicas de aplicación de la anestesia, que pueden provocar desde intoxicaciones sistémicas a parálisis motoras.  

Entre las complicaciones propias del sistema nervioso central, algunos factores, tales como la hipertensión o la retención de líquidos, junto a la administración de anestesia espinal, pueden provocar convulsiones, epilepsia persistente, glicemia baja (en caso de diabetes) o infecciones.

Las principales complicaciones en el aparato cardiovascular tras la anestesia espinal son hipotensión, arritmias y parada cardiorrespiratoria.

(Te interesa: ¿En qué consiste la episiotomía?)

Te puede interesar

Y tú ¿Qué opinas?
Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)