Mi bebé y yo

Los peligros de la maniobra de Kristeller

( 1 voto) load
facebook twitter whatsapp

¿Sabías que la maniobra de Kristeller es un método desaconsejado por la OMS? También está prohibido en algunos países como el Reino Unido, y recientemente, en España, la Defensora del Paciente ha pedido al Ministerio de Sanidad su prohibición.

¿Qué es la maniobra de Kristeller?

La maniobra de Kristeller es una técnica que consiste en ejercer presión sobre el abdomen de la parturienta con las manos, los puños o los antebrazos, hacia la parte superior del útero, coincidiendo con la contracción y esfuerzos de la madre, con el objetivo de facilitar o acelerar el posicionamiento y nacimiento del bebé.

Esta técnica de obstetricia fue idea del ginecólogo polaco Samuel Kristeller a mediados del siglo XIX. Sin embargo, pese a que se ha seguido utilizando con frecuencia, la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia destaca que no hay evidencias significativas de que esta maniobra facilite el nacimiento del bebé.

(Te interesa: Parto: la anestesia, el cordón, la lactancia...)

Maniobra de Kristeller: peligros y recomendaciones

Tanto la OMS como el Ministerio de Sanidad español desaconsejan la maniobra de Kristeller. Otros países, como el Reino Unido, directamente la han prohibido por ley. Sin embargo, todavía se practica en muchos países con demasiada frecuencia. Así, por ejemplo, en España se calcula que se utiliza en el 26,1% de los partos (según una encuesta realizada por el Ministerio de Sanidad en 2010). Por si fuera poco, se trata de un método que no está incluido en la formación sanitaria, pero que ha seguido transmitiéndose de forma oral en los hospitales.

Tal y como ha informado recientemente la Defensora del Paciente en España, el uso de la maniobra de Kristeller puede provocar graves secuelas tanto para la madre como para el bebé. La madre puede sufrir dolor, hematomas, fractura de costillas, rotura de útero, desgarro o inversión uterina, roturas musculares o del suelo pélvico, entre otras.

(Te interesa: Miedo a las posibles complicaciones en el parto)

Por otro lado, la maniobra de Kristeller puede causar traumatismos y lesiones al bebé que, consecuentemente, pueden acarrear una parálisis o afectaciones de los nervios cervicales. También podría fracturarle la clavícula o el húmero, causarle hematomas o hipoxias debido a la falta de oxígeno, entre otras lesiones.

Lo cierto es que no se tienen datos fiables de esta práctica en España u otros países, porque no queda registrado en los historiales clínicos. Son miles las madres que sólo han sabido que les habían practicado la maniobra de Kristeller cuando se han informado con posterioridad y han identificado la técnica.

Por este motivo, es importante que todas las mujeres conozcan sus derechos y dejen claro que durante el parto querrán que se les comunique cualquier actividad que se desmarque de lo puramente protocolario. En este sentido, puede ser útil que antes de la fecha del parto, te informes en el hospital acerca del plan de parto, es decir, un documento en el que puedes dejar por escrito de manera formal, qué es lo que quieres y lo que no durante el parto. De esta forma, tendrás una copia de este documento escrito y firmado, con el que podrás demostrar que se han vulnerado tus derechos.

(Te interesa: ¿Qué es el plan de parto?)

Te puede interesar

Y tú ¿Qué opinas?
Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS ¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)