Mi bebé y yo

Parto instrumental: en qué consiste

( 1 voto) load

Un parto instrumental es, específicamente, aquel que se lleva a cabo con la utilización de fórceps, espátulas o ventosas. El ginecólogo lo utilizará para acortar el tiempo expulsivo, si la mamá tiene muchas dificultades o alguna patología que le impida continuar con los pujos o si hay sufrimiento fetal.

Entre un 15 y un 20 % de los partos por vía vaginal de nuestro país son instrumentalizados. Esto significa que el equipo médico, que está atendiendo a la mamá y al bebé, necesita de instrumentos para ayudar a nacer al pequeño.

(Te interesa: ¿Qué es el plan de parto?)

Normalmente, se recurre a ellos si el parto de alarga muchísimo y existe riesgo tanto para la mamá como para el bebé, ya que necesitan sacarlo cuanto antes. Eso sí, estos instrumentos pueden evitar una cesárea o que el parto siga dilatándose por horas.

Pero ¿qué tipo de instrumentos se utilizan en este tipo de partos? Existen actualmente tres: los fórceps, la espátula o la ventosa.

Parto instrumental con fórceps

Los fórceps agarran la cabeza del bebé por los laterales cuando la cabeza del pequeño está ya en la vagina. De esta forma, le ayuda a girar y a salir. Solo se recurre a ellos, cuando el bebé coloca mal la cabeza en el último tramo del parto, en el canal del parto, o si se trata de un bebé muy grande y le cuesta salir del todo.

(Te interesa: ¿Cómo es un parto con fórceps?)

Parto instrumental con espátulas

Las espátulas son muy similares a los fórceps, pero no van enlazadas entre sí. Su función básica es hacer palanca para que el bebé deslice y salga. Usan la pelvis de la mamá como punto de apoyo y actúan como tobogán hacia fuera. De este modo, no necesitan agarrar la cabeza del bebé a diferencia de los fórceps.

Parto instrumental con ventosas

Las ventosas son instrumentos en forma de uve que se introducen en la vagina y sobre la cabeza del bebé. Se conecta a un bomba que hace vacío y se acciona en cada contracción. En este caso, tampoco pueden rotar la cabeza del pequeño para su expulsión.

(Te interesa: Ventosa: ahora es de silicona)

(Te interesa: Miedo a las posibles complicaciones en el parto)

Con la utilización de estos instrumentos, cabe la posibilidad de que el bebé pueda sufrir algún tipo de rasguño en la cara o cabeza, hematomas o parálisis facial que no durará más de dos o tres días.

Si la mamá ha optado por la anestesia epidural, la utilización de estos instrumentos no provocarán dolor mientras se emplean y la recuperación será similar a un parto sin ellos. Eso sí, el uso de fórceps, espátulas o ventosas no exime de desgarros, pues esto dependerá de la evolución del parto.

Te puede interesar

Y tú ¿Qué opinas?
Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)