Mi bebé tiene casi 5 meses. Siempre ha sido un niño alegre y de aspecto saludable. Nacido por parto natural, ahora pesa 8,250 kg y mide 68 cm. Cuando salimos del hospital, después del parto, nos recomendaron volver en un mes para el control, ya que tenía los neutrófilos bajos (1.400, cuando lo normal son 1.500). Volvimos y sus neutrófilos todavía estaban más bajos: 700. El bebé no ha tenido infecciones, enfermedades, fiebre... Nada, pero sus valores han estado siempre bajos. Lo controlamos cada mes. Los médicos del hospital no están seguros de qué puede ser. Quieren controlarlo hasta que cumpla el año y sospechan que es neutrofilia cíclica. Pero yo, como mamá, lo veo crecer muy bien, gracias a Dios. ¿Son realmente necesarios estos controles? Nos han dicho que muchos bebés son como él, pero los padres no lo saben y crecen tranquilos. Gracias.

Respuesta de Dr. Leo Venturelli

Sí, probablemente su bebé tiene una forma, estimada en un caso de cada 100.000 bebés, de neutropenia (disminución transitoria de los glóbulos blancos de tipo neutrófilo). A menudo, esta condición dura unos cuantos meses, incluso un año. Durante este período lo único que hay que hacer es controlar que el pequeño no tenga infecciones bacterianas importantes, que aunque se desarrollaran, se podrían resolver enseguida con el uso de antibióticos. Pero si su bebé, que creo que está en casa y no en compañía de otros niños con frecuencia, no tiene episodios de fiebre y crece regularmente, no creo que sea necesario preocuparse. En este caso es probable que la situación vuelva a la normalidad con el tiempo, sin dejar consecuencias de ningún tipo. Aun así, creo que el bebé tiene que seguir un control en un centro de hematología pediátrica o por médicos que aplican de manera correcta el protocolo de diagnóstico y controles previstos.  

Causas de la neutropenia en los bebés

La neutropenia hace referencia a la cantidad anormalmente baja de glóbulos blancos, también conocidos como neutrófilos, que son los que ayudan al cuerpo a combatir las infecciones. El origen de los neutrófilos bajos en el bebé recién nacido suele deberse a una infección grave que puede provocar que los neutrófilos se agoten rápidamente. Sin embargo, también puede suceder que un bebé que no está enfermo tenga un número bajo de neutrófilos sin ninguna razón. 

En casos raros, la futura mamá puede tener anticuerpos contra los neutrófilos del bebé, que cruzan la placenta antes del nacimiento, provocando una disminución de la producción de glóbulos blancos en el recién nacido. Sin embargo, se trata de casos muy poco frecuentes. 

Tratamiento y pronóstico

La neutropenia en el bebé, cuando se trata de un caso no grave, suele desaparecer por sí sola a medida que la médula ósea se recupera y comienza a producir suficientes glóbulos blancos, cuando la disminución de dichos glóbulos ha sido provocada por una infección.

Si el número de neutrófilos es excepcionalmente bajo, es posible que el médico recete medicamentos para estimular la producción de glóbulos blancos o aconseje la administración de anticuerpos de muestras de sangre donada. El pronóstico del bebé dependerá de la causa de la neutropenia. 

(Te interesa: Mi bebé está siempre enfermo: el pediatra de Mi bebé y yo responde)

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Pediatría

Últimas consultas en Pediatría

Te puede interesar