Mi bebé y yo

Ejercicios de relajación para el parto natural

( 0 votos) load
facebook twitter whatsapp

Sigue estos consejos para el parto y afronta la última etapa del embarazo de manera serena y consciente.

Puede que de nuevo te encuentres en ese estado entre la ansiedad y la alegría, como al principio del embarazo.

Sigue estas instrucciones y consejos para el último trimestre de embarazo y para el parto natural y vive este momento de manera serena.

La incertidumbre del momento del parto genera ansiedad y, a pesar de los cálculos basados en el último periodo, todas sabemos que puede terminar sucediendo antes o después.

De repente, una se siente con la necesidad de pasar mucho tiempo al teléfono comentando con amigos y familiares todo lo que sucede en el día a día o para pedir consejos sobre el parto y el embarazo. Esto no es más que un síntoma de la necesidad que tenemos todas de dar rienda suelta a nuestras emociones en un momento así.

Lo sentimos crecer más y más, y aumenta el deseo de verlo, de cuidar de él y de tenerlo en brazos. Los temores en este momento están más relacionados con su salud y con el momento del parto.

Estás nerviosa por el momento del parto, temes no poder aguantar el dolor porque te ha asustado el relato de amigas y familiares.

Te sientes frágil y vulnerable, te da miedo caer, caminar o alejarte mucho de casa.

Temes que tu relación de pareja pueda cambiar, ya que sabes que toda la atención va a estar centrada en el bebé, que se puede interponer entre vosotros y te da miedo que eso pueda perjudicaros.

Durante el tercer trimestre necesitas relajarte tanto como sea posible: solo tienes que seguir unos sencillos consejos antes del parto. Si el preparto transcurre fuera de casa puedes buscar alternativas, por ejemplo pedir ayuda en un gimnasio cerca de casa que se dedique a la instrucción del yoga o la danza.

He aquí algunos ejercicios de relajación:

  1. Sentada en una silla, baja lentamente el tronco hacia los pies, con los brazos recorriendo todo el cuerpo.
  2. Colócate de pie, con las piernas separadas, inclinada hacia adelante y los brazos y la cabeza colgando hacia abajo. Levántate lentamente hasta arquear la espalda hacia atrás dejando las manos en lo alto. Mantén los dedos extendidos, vocaliza una '¡Ah!' y, a continuación, vuelve a la posición inicial.
  3. Cierra los ojos y poco a poco llena el espacio visual en negro. Piensa en un punto blanco que se expande y luego abre los ojos.

Te puede interesar

Y tú ¿Qué opinas?
Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS ¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)