Mi bebé y yo

Ciclo menstrual: ¿qué es la fase lútea?

( 2 votos) load
facebook twitter whatsapp

¿Sabes que la fase lútea es la tercera fase del ciclo menstrual? Está muy relacionada con el período fértil y su desarrollo es distinto cuando el óvulo es fecundado. ¿Tienes dudas sobre en qué consiste y cuándo se ovula? Tranquila, te lo explicamos.

La fase lútea es la tercera fase del ciclo menstrual. Empieza justo después de la ovulación y se prolonga hasta el día anterior al inicio del siguiente período menstrual.

El desarrollo de la fase en cuestión varía si el óvulo ha sido fecundado o no. En caso de que no haya tenido lugar la fecundación, la fase lútea se caracteriza por el síndrome premenstrual, que puede provocar cambios de humor, irritabilidad, tensión en la zona mamaria, etc.

Si el óvulo ha sido fecundado, esta etapa se caracteriza por la aparición de un tejido de color amarillento en el ovario, tras la liberación del óvulo. Este tejido da nombre al cuerpo lúteo, que es muy rico en colesterol.

Este tejido forma grandes cantidades de progesterona. Su objetivo es preparar el endometrio para alimentar al huevo fecundado hasta que pueda nutrirse de la sangre materna a través de la placenta.

Además, el cuello del útero segrega un moco espeso que impide la entrada de gérmenes, como medida de protección del huevo en crecimiento. 

La implantación del óvulo fecundado tendrá lugar 7-10 días después de la ovulación. Los niveles de progesterona continuarán siendo elevados a lo largo de todo el embarazo. 

(Te interesa: Calculadora de la ovulación: ¡averigua cuándo vas a ovular!)

¿Cómo se desarrolla la fase lútea?

El cuerpo lúteo también se conoce como cuerpo amarillo. Es una estructura glandular, de carácter cíclico y temporal, que se desarrolla dentro del ovario tras la ovulación o tras el desprendimiento del óvulo, el momento en que se rompe un folículo para liberar el óvulo hacia el exterior.

En este folículo, se desarrolla una pequeña glándula con células de pigmento amarillo (luteína), que segregan progesterona. Este procedimiento hace posible que se constituya el cuerpo lúteo.

(Te interesa: Las hormonas y el ciclo menstrual)

fase lutea info

La fase lútea se desarrolla de dos formas distintas, dependiendo de si el óvulo ha sido fecundado o no:

Si el óvulo ha sido fecundado

Si el óvulo ha sido fecundado y te has quedado embarazada, las células del huevo empezarán a transformarse y la placenta segregará una nueva hormona, la gonadotropina coriónica humana. Esta hormona se detecta en la sangre de la futura mamá a través del test de embarazo.

La hormona gonadotropina coriónica asegura la vitalidad del cuerpo amarillo para que continúe produciendo grandes cantidades de progesterona y para que se alimente, de este modo, el huevo fecundado. La placenta será la encargada de llevar a cabo esta función pasadas unas semanas. 

Si el óvulo no ha sido fecundado

En este caso, el folículo, que se encuentra vacío, se contrae y los niveles de estrógeno y de progesterona disminuyen. Sin embargo, durante el proceso de contracción del folículo vacío, este continúa produciendo progesterona y estrógenos, motivo por el cual algunas mujeres sienten los síntomas premenstruales, como la hinchazón, la irritabilidad o el dolor en los senos.

Posteriormente, se empezará a romper el recubrimiento de la matriz y se expulsará a través de la regla. Así empieza el siguiente ciclo. 

¿Cuánto tiempo dura?

Una fase lútea normal suele durar un mínimo de 10 días y un máximo de 16 días. Si la duración es igual o inferior a 9 días se debe consultar con el médico, ya que ello indica que se puede padecer insuficiencia lútea.

Esta insuficiencia puede deberse a una disfunción ovárica o, por el contrario, puede ser causada por otras enfermedades endocrinológicas, como los trastornos tiroideos (hipotiroidismo e hipertiroidismo) o la hiperprolactinemia (aumento de la hormona prolactina en sangre). 

Cuerpo lúteo hemorrágico

El cuerpo lúteo hemorrágico se da cuando se produce una rotura de un pequeño vaso sanguíneo. Se manifiesta a través de un sangrado y, a veces, puede presentarse acompañado de un dolor pélvico agudo. Además, se pueden presentar otros síntomas, como náuseas o vómitos, taquicardia o tensión baja.

A la hora de diagnosticar esta patología, puede confundirse con un embarazo ectópico, posibilidad que se puede descartar o confirmar a través de una ecografía vaginal.

Quistes lúteos durante el embarazo

Como hemos visto, el cuerpo lúteo se mantiene en caso de embarazo durante las primeras semanas de gestación, con el fin de producir la hormona necesaria para que el embrión se desarrolle. Una vez la placenta toma el relevo y empieza a alimentar al embrión, alrededor de las 10 semanas de embarazo, el cuerpo lúteo desaparece.

Sin embargo, algunas veces, el cuerpo amarillo no se reabsorbe y aumenta de tamaño a pesar de la presencia de la placenta. Este cuerpo lúteo puede llegar a enquistarse y permanecer a lo largo de la gestación.

Si bien no es preocupante ni provoca ningún daño para el desarrollo del feto, si el quiste lúteo aumenta de tamaño excesivamente, el ginecólogo puede optar por extirparlo, para evitar problemas.

Te puede interesar

Y tú ¿Qué opinas?
Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS ¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)